El comienzo.

Para este sábado, bueno empiezo otra vez. Para este  frío y lluvioso sábado, al menos en mi ciudad, he pensado que el mejor plan para hoy que puedo ofreceros es: sofá, manta y libro (podéis sustituir libro por película, pero os garantizo que nos disfrutaréis igual). Y si vivís en un clima cálido bajo el sol, podeis prescindir de la manta.

Si vuestros quehaceres del fin de semana os lo permiten, dedicad tiempo a descansar del ritmo de la semana, a estar tirados haciendo solo lo que os plazca y a disfrutar, que mañana ya es domingo y pasado lunes.

Me gustaría compartir con vosotros el Prólogo de Lía, aquí y ahora. Es breve, asi que no es quitará muchos minutos, pero para mi es muy importante empezar con buen pie, así que espero que perdais ese minutillo en leerlo y por supuesto que os deje con muchísimas ganas de querer leer más.

Ahí va…

PRÓLOGO

Sabéis cómo suenan los cojines del sofá cuando literalmente te dejas caer sobre él, algo así como “plaaaaf”, pues ese es el único ruido que acabo de oír en mi casa ahora mismo. Un sonido maravilloso, de agotamiento y descanso a la vez. Son las nueve de la noche y aun no me puedo creer la paz que se respira a mi alrededor, no hay gritos de niños revoloteando, ni juguetes, ni ropa tirada por cualquier parte de la casa, está todo colocado en el sitio correcto, las mochilas, los balones, vamos que se podría cenar en el suelo hoy, así que bendito “plaaaaf”,  por fin puedo descansar del ritmo frenético de toda la semana y me puedo dejar caer, como si fuera el último esfuerzo que me permite hacer mi cuerpo a estas horas del día.

Desde que vivo sola con los niños, todavía no soy capaz de articular esta palabra y no extrañarme al oírla, SOLA, hace unos tres meses ya, esta es la paz que se respira en mi casa cuando mis niños están con su padre el fin de semana. Esta es una situación completamente nueva para mí, yo sola, sin mis niños y sin él. A veces me repito en voz baja esta palabra que jamás formó parte de mi vocabulario, “SOLA”, para ver si repitiéndola muchas veces empiezo a tomar conciencia de mi estado actual. Normalmente suelo hablar de mi marido en presente y al rato,  me doy cuenta que esa historia se acabó, que pertenece a mi pasado y que ahora empiezo a vivir otra etapa, otra etapa que nunca me planteé.

Después de dieciocho años juntos, es difícil no referirme a él como algo mío, como algo que me pertenece, una posesión, algo tan grande que durante muchos años hemos sido uno. Si lo pienso bien,  es que he estado con él,  el mismo tiempo de mi vida que sin él. Como buena economista que soy, y siempre mujer de números, he desarrollado la original teoría de que mi vida se rige por ciclos de dieciocho años de duración. Los primeros dieciocho años, desde mi nacimiento hasta mi mayoría de edad, transcurrieron de forma normal, con unos años  de infancia  que ya empiezo a olvidar y una divertidísima  adolescencia,  donde descubrí un montón de cosas buenas. El segundo ciclo de dieciocho , que por cierto acaba de terminar, fueron junto a él, formando mi familia, pasando buenos y malos momentos, superando las dificultades del día a día, viajando, creciendo juntos  y sobre todo disfrutando de la etapa más feliz de nuestras vidas, ser padres de nuestros  dos niños, que aunque me  vuelven loca,  me encantan. Nunca me han gustado mucho los niños, excepto los míos,  claro,  pero ahora sé que teniéndoles a ellos soy capaz de discernir  lo bueno e importante de la vida,  de lo que realmente no importa tanto.

Y ahora con treinta y seis años comienza mi tercer ciclo ¿será esta nueva etapa de dieciocho años también? No tengo ni idea de lo que me deparará la vida, no me he imaginado nunca este nuevo futuro. De momento solo sé que  estoy tirada en mi sofá y  sola, con todo el tiempo del mundo para mí, así que se detenga el reloj ahora mismo, porque de verdad que he conseguido un instante de calma.

cd92b85b3017e0e2e64cd4676af4f0a6--reading-dual-language

2 comentarios en “El comienzo.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s