Para gustos, los amores.

Creo que ya os he comentado en otra ocasión que no me gusta mucho hablar de géneros cuando me preguntan sobre cuál escribo. Normalmente suelo decir que escribo romántica, aunque acabe añadiendo la coletilla  “con un toque erótico”, como si tuviera que advertir que leerán escenas sexuales. No tengo ni idea de por qué lo hago, pero lo hago.

Otra autora me dijo una vez que si escribía las escenas de sexo de forma explícita eso era  novela erótica, aunque a mí no me quedó muy claro el concepto, la verdad.  ¿Dónde está la línea que separa la erótica de la romántica?  ¿No es lo mismo contado de diferente manera? ¿No es erótico una pareja haciendo el amor ? ¿O solo es romántico? ¿Es erótica la escena si te cuento cómo lo hacen pero no si te lo omito?

Hasta la mega plataforma Amazon no se pone muy de acuerdo con la distinción. Al subir los archivos de los libros puse las etiquetas de #romántica y #erótica y os diré que, mientras la primera parte de Lía no ha salido de la lista de ventas en romántica, la segunda parte de Lía sigue en el top 100 de ventas en erótica. Y como sabéis las que ya lo habéis  leído, las dos partes tienen la misma carga sexual.

Por lo tanto, lo único que yo tengo claro y que siempre digo es que escribo historias de AMOR.

Y  ese concepto comprime todo lo que siento. Una palabra de tan solo cuatro letras, inmensa. En ella  tienen cabida infinidad de amores. Amores raros. Amores jóvenes. Amores locos. Amores maduros. Amores intensos, sexys, íntimos y sexuales. Amores imposibles. Amores clandestinos. Amores entre amigos. Amores de libro o de película, como más os guste. Amores perros. Amores condenados al fracaso antes de empezar o amores eternos, de los de para toda la vida. Pero siempre AMOR, en mayúsculas. Del que se te agarra a las tripas. te engancha y te hormiguea, no lo concibo de otra manera.

He leído y leo muchísima novela romántica y erótica y me gustan las historias donde me narran todos los detalles.  Probablemente por eso escribo así, porque cuando leo me gusta sentir.

Y me encanta que cuando me leáis,  sintais, TODO; los sonidos, las caricias, la intimidad, las sensaciones, los nervios, las palabras que no se pronuncian y hasta el olor de los cuerpos cuando se funden en uno.

Quiero que mis palabras os metan en la piel de la protagonista, que disfrutéis de todo y que os hagan sentir, como siente ella y la única manera que conozco para poder hacerlo es no dejando las frases a medias.

Así que como dice el título de este post, para gustos, los amores, pero contados con todas las consecuencias.

rituales

2 comentarios en “Para gustos, los amores.”

  1. Tu pluma hace que tus historias “se agarren a las tripas ” , así que da igual dónde te encasillen , o en que género te quieran poner. Qué más da , lo importante ,como ha escrito, es SENTIR. Y tus historias nos hacen sentir. Y la gente que dice ” yo no leo erótica “, no saben lo que se pierden , porque hay historias increíbles.

    Le gusta a 1 persona

  2. Tu pluma hace que tus historias “se agarren a las tripas ” , así que da igual dónde te encasillen , o en que género te quieran poner. Qué más da , lo importante ,como ha escrito, es SENTIR. Y tus historias nos hacen sentir. Y la gente que dice ” yo no leo erótica “, no saben lo que se pierden , porque hay historias increíbles.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s