TENGO QUE ESCRIBIR

Es la primera vez que escribo con una fecha marcada en mi cabeza. ¿Noto la presión? Pues sí, de cojones, no os voy a mentir. Creo que estoy empezando a contar los minutos que se me escapan entre los dedos cada día y mi frase más repetida ahora mismo es: “tengo que escribir”, mi nuevo mantra, para que todos los que me rodean se hagan una idea de que mi tiempo es limitado y no puedo perder más que el estrictamente necesario. Comer, dormir, trabajar, buenos días, buenas noches y escribir ( en medio cocino, pongo lavadoras, limpio, llevo y traigo niños al colegio, a los entrenamientos, varias veces al día … , septiembre con horarios locos todavía, en fin, lo que viene siendo lo normal).

descarga (1)

No me puedo quejar ni del ritmo ni de la inspiración, que fluyen como si esta hubiera sido mi rutina hace tiempo y no la real, que es dedicarme a los números, siéndolos infiel de vez en cuando con las letras.

Si añadimos las buenas impresiones de mi editora al leer lo que la mando, que me dan el chute necesario para seguir, indudablemente, sigo sin poder quejarme.

Pero luego nos topamos con mi propia cabeza, que es incansable e incontrolable y ahí llegan las dudas, la incertidumbre y un montón de varias comeduras de tarro más. Y con ello, los nervios.

Mi nueva historia es diferente, por el reto, por la ilusión y porque los protagonistas son un poco más difíciles que los últimos, por ejemplo. Cuando quieres contar y abarcar tantas cosas, para destripar dos personalidades diametralmente opuestas, la cosa se complica y en ocasiones, escribo y borro, y me bloqueo, y busco esa canción que exprese con música aquello que me ronda la cabeza, o la que sea perfecta para desbloquear ese pedazo de cerebro que ocupan solo ellos.  Ya lo he dicho en otras ocasiones, que sin esas letras de las canciones, sin esas melodías, que forman parte de la banda sonora de mi vida o de la banda sonora de la historia que intento contar,  no sería capaz de seguir dándole a la tecla.

aab8b888-e24f-43af-83db-cc4cd88de9b3

Y aquí estoy, escribiendo esta entrada en el blog, que tenía un poco abandonado, perdonadme, porque me he trabado en mitad del capítulo 45,  sí, tampoco me preguntéis porque no tengo ni idea de los que vomitaré, pero este es uno de esos que sabes que son importantes, de los que llevan la historia a un punto determinado o a otro, de esos que hasta los propios dedos están acojonados por cada sentimiento que van a describir.

No me enrollo más, básicamente, porque como ya os he explicado TENGO QUE ESCRIBIR.

Tened un poco de paciencia, porque como ha pasado en las otras ocasiones, en cuanto ponga la palabra FIN en el documento Word, seréis los primeros en enteraros.

Feliz sábado, yo sigo a lo mío, a darle a la tecla y a plasmar lo mejor que pueda la historia de #amordelbueno de #NyA.

No leemos.

Y también si queréis nos escuchamos en Spotify.

Screenshot_20190921-175559_Spotify

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s